Ambiente y Desarrollo Sostenible
Modificar tamaño de texto

El derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras es un derecho de todos y todas los/as habitantes de la Nación, según lo establece la Constitución Argentina en su artículo 41. Asimismo, la carta magna señala el deber de preservar dicho ambiente, y la obligación de recomponerlo, según lo establezca la ley, en caso de que resultase dañado.

Por ello, la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires trabaja para preservar y cuidar el medio ambiente; y principalmente, para que todas las personas tengan el derecho de vivir en un ambiente sano.

Según su rol constitucional en el territorio bonaerense, el Defensor se ocupa de reclamos en materia de Medio Ambiente como:


• Situación de cuencas y arroyos.
• Tratamiento y disposición final de residuos sólidos urbanos.
• Situación de zonas protegidas.
• Funcionamiento de canteras clandestinas.
• Uso racional de los recursos naturales.
• Promoción de la utilización de energías limpias.
• Reglamentación en el uso de agroquímicos.
• Ubicación de antenas y transformadores eléctricos.



A partir de las reformas constitucionales del año 1994, con la incorporación de los Artículos 41 en la Constitución Nacional y el Artículo 28 en la Constitución de la provincia de Buenos Aires, se estableció la necesidad de generar un conjunto de normas destinadas a otorgar una tutela amplia e integral al Medio Ambiente, entendiéndolo como patrimonio de todas las personas.

Consecuentemente, se crearon leyes de protección tanto a nivel nacional como provincial, destacando como principio fundamental el derecho de los y las habitantes de la provincia a gozar de un ambiente sano y equilibrado, mediante la protección de los recursos naturales y la preservación y conservación de la flora y la fauna. En la actualidad, producto del desarrollo económico y del crecimiento demográfico, se presentan amenazas tales como:


• Contaminación de los recursos naturales.
• Cambio climático.
• Especies en peligro de extinción.
• Destrucción de los bosques nativos.
• Daños irreversibles derivados de la actividad industrial.
• Afectación de la salud de los y las habitantes.



Frente a esto, los y las ciudadanos/as, en forma individual o colectiva, deben acudir a la autoridad Estatal competente, con el objeto de que intervenga para resguardar su derecho mediante la implementación de políticas públicas destinadas a la prevención de daños, la intervención para el cese de actividades que generen contaminación o la toma de acciones para la recomposición y saneamiento del daño provocado.

En la provincia de Buenos Aires, existen diversos organismos de control, cuya intervención dependerá del tipo de afectación ambiental involucrado. A su vez, en distintos municipios se han instaurado autoridades locales en esta materia.

En este contexto de control ambiental, y ante la falta de respuesta por parte de los organismos y entidades antes mencionadas, la Defensoría del Pueblo puede actuar de oficio o a instancias del ciudadano/a.

Ante cualquier duda o reclamo, CONTACTATE CON LA DEFENSORIA DEL PUEBLO, podemos ayudarte u orientarte.